Campeonatos de Europa de Atletismo – Bruselas 1950

Quinta entrega sobre la historia de los Campeonatos de Europa de Atletismo publicados por la RFEA en el año 2009.
Para ver las anteriores cliquea aquí

Europa poco a poco se va recuperando de los devastadores efectos de la Segunda Guerra Mundial y en esta nueva edición del Campeonato de Europa, que se celebra en el Estadio Heysel de Bruselas entre los días 23 y 27 de agosto de 1950, el nivel de marcas el algo superior que el de cuatro años atrás en Oslo. La gran triunfadora del certamen es Gran Bretaña, que demuestra su poderío atlético obteniendo nueve medallas, de ellas seis de oro. Sin embargo, Suecia es el país que más préseas alcanza, con un total de 15, aunque sólo tiene un vencedor en la capital belga. Alemania es excluida del Campeonato una vez más y tampoco Hungría y Rumanía toman parte al no haberse repuesto todavía de las secuelas de la gran contienda armada. La novedad principal para nosotros es la presencia por primera vez de un atleta español, José Luis Torres, que no puede pasar de la calificación en el lanzamiento de disco.

Los dos grandes triunfadores en el plano individual son el checo Emil Zatopek en categoría masculina y la holandesa Fanny Blankers-Koen en la femenina. Ambos ya habían brillado en los Juegos Olímpicos de Londres dos años antes. Zatopek se había impuesto allí en los 10.000 metros y suya era la plusmarca mundial de la distancia con 29:02.6. En Bruselas el checo realiza una soberbia carrera despegándose con claridad de sus rivales y cruzando la línea de meta en 29:12.0, muy cerca de su tope universal. A más de un minuto llegan el francés Mimoun y el finlandés Koskela. Idéntico resultado se produjo en los 5.000 metros con Zatopek dominando en 14:03.0, por delante del citado galo y del local Reiff, que había sido su verdugo en Londres. Por lo que respecta a Blankers-Koen la holandesa siguió acumulando títulos a su brillantísimo historial consiguiendo tres medallas de oro individuales en las pruebas de 100 (11.7), 200 (24.0) y 80 metros vallas (11.1) y además contribuyendo a la plata de su país en el relevo 4×100 metros en el que sólo fueron batidos por Gran Bretaña. Recordamos que dos años antes en los Juegos también se había colgado cuatro préseas.

Durante los cinco días de competición en el Estadio Heysel pudieron vivirse pruebas de gran emoción como la final de 100 metros, en la que cuatro hombres cruzaron la línea de meta en el mismo tiempo: 10.7. Hasta 45 minutos tardó el jurado en determinar la victoria del francés Etienne Bally sobre el italiano Leccesse y el soviético Sukharyev. También fue brillante la final de las dos vueltas a la pista donde el británico John Parlett hizo gala de su mejor final imponiéndose en 1:50.5. En las pruebas de lanzamientos pudimos ver en acción al gran Adolfo Consolini, que dominó con brillantez el disco en un registro de 53,75 por delante de su compatriota Tosi (52,31). Dos meses después el italiano recuperaría su récord mundial de la especialidad al lanzar 55,33 mejorando la plusmarca previa del americano Bob Fits (54,93).

También en Bruselas se produjeron grandes sorpresas como la victoria den un islandés prácticamente desconocido llamado Torfi Bryngeirsson en el salto de longitud al volar hasta 7,32 metros, superando en diez centímetros al holandés Wessels y en doce al checo Fikejz. Especialmente fructífera fue esta edición para Islandia puesto que también sonaría el himno de este país en el lanzamiento de peso, merced a Gunnar Huseby, claro vencedor con 16,74 metros. El italiano Bordoni fue el protagonista en la prueba más larga del programa, los 50km marcha, en los que se impuso con 4h40:42.6, batiendo al sueco Ljunggren, mientras que el maratón tuvo color británico gracias a Jack Holden (2h32:13.2).

En el resto de pruebas del programa femenino las soviéticas fueron las grandes dominadoras, copando el oro en todos los lanzamientos merced a Andrejeva, vencedora en peso con 14,32, Dumbadze, que hizo lo propio en el disco (48,03) y Smirnitskaia, la mejor en jabalina (47,55). El triunfo de Bogdanova en salto de longitud con 5,82 metros aseguró el dominio de la Unión Soviética en el medallero femenino, mientras que en la otra prueba del programa, el salto de altura, la victoria fue para la británica Alexander con 1,63 metros.

 
Ignacio Mansilla – AEEA (Asociación Española de Estadísticos de Atletismo)