Campeonatos de Europa de Atletismo – Praga 1978

Decimotercera entrega sobre la historia de los Campeonatos de Europa de Atletismo publicados por la RFEA en el año 2009.

Para ver las ediciones anteriores cliquea aquí

La bella Praga, y más completamente el Estadio Rositsky, fue el escenario de esta edición del Campeonato de Europa entre los días 29 de agosto y 3 de septiembre, un certamen de imborrable recuerdo para el atletismo español puesto que fue allí donde se consiguió la primera gran medalla internacional para nuestros atletas, y nada menos que de oro, a cargo de Jordi Llopart, que se impuso en los 50km marcha con un registro de 3h53:29.9. El medallero general de la competición estuvo encabezado por la Unión Soviética con un total de 34 medallas (12 de oro, 12 de plata y 10 de bronce), seguido por la República Democrática Alemana con 33 (12, 10 y 11) y la República Federal con 8 (4, 2 y 2), mientras que España se situaba en 10ª posición con la medalla de oro citada. En esta edición se batió el récord de participación con 1.004 atletas de 29 países.

En la capital checa se batieron cuatro récords del mundo, todos ellos en categoría femenina. Por un lado la alemana oriental Marita Koch se impuso con claridad en los 400 metros con un impresionante registro de 48.94, rompiendo por primera vez la barrera de los 49 segundos y mejorando los 49.03 que ella misma había establecido sólo unos días antes en Potsdam. Mientras, la soviética Tatyana Zelentsova corría la misma distancia con vallas en 54.89, rebajando ampliamente su propio tope universal previo de 55.31. Gran calidad hubo también en los concursos femeninos, por ejemplo en la altura donde la italiana Sara Simeoni franqueaba el listón colocado en 2,01 metros, un centímetro más que el anterior primado de la germana Ackermann, que aquí tuvo que conformarse con la segunda plaza con 1,99 metros. Por último, en la calificación de longitud la soviética Vilma Bardauskiene añadía dos centímetros más a su tope mundial al saltar 7,09 metros. Luego en la final se impondría con 6,88 metros.

Por su parte, en las pruebas masculinas también hubo registros de gran calidad y pudimos asistir a un anticipo del duelo que dos años más tarde mantendrían en Moscú los británicos Steve Ovett y Sebastian Coe, si bien en la prueba de 800 metros se coló un invitado sorpresa, el germano oriental Olaf Beyer, que les robó la cartera imponiéndose con 1:43.84, nuevo récord del Campeonato, por delante de Ovett (1:44.09) y Coe (1:44.76). Mientras, Steve se desquitaría colgándose el oro en los 1.500 metros con un registro de 3:35.59, batiendo entre otros al irlandés Eamonn Coghlan y a su compatriota David Moorcroft, futuro plusmarquista mundial de los 5.000 metros. Si esto ocurría en mediofondo, en la velocidad el rey indiscutible fue el italiano Pietro Mennea, que venció con absoluta claridad en los 100 (10.27) y 200 metros (20.16), en esta última distancia con 45 centésimas de margen sobre sus rivales. Interesante resultó igualmente la carrera de 10.000 metros, en la que el finlandés Martti Vainio se impuso con un buen registro de 27:30.99, por delante del italiano Venancio Ortis, que luego sería el vencedor en los 5.000 metros. Por lo que respecta a los concursos, hay que destacar la victoria en altura del ruso Vladimir Yashchenko, que sólo unos meses antes había sorprendido a todos los especialistas en el Europeo en pista cubierta de Milán. En esta ocasión franqueó el listón en 2,30 metros, mientras que el alemán Udo Beyer se mostraba como el más poderoso en peso con 21,08 metros y el soviético Yuri Sedykh se imponía por sólo cuatro centímetros de margen (77,28 contra 77,24) al germano oriental Roland Steur en martillo.

Por lo que respecta a la participación española, este Campeonato nos dejó un gran sabor de boca. Ya ha quedado reseñado más arriba que la delegación española pudo sentir la emoción de ver como uno de los suyos, Jordi Llopart, entraba en triunfador en el estadio tras casi cuatro horas de agotador esfuerzo en la prueba más larga del programa, los 50 kilómetros marcha batiendo con gran claridad al soviético Soldatenko y al polaco Ornoch. Pero es que además otros dos de nuestros 17 representantes (14 hombres y 3 mujeres) estuvieron en puestos de finalista. Por un lado, José Marín, que sería otro de los grandes triunfadores cuatro años más tarde en Milán, lograba la quinta plaza en los 20km marcha, a sólo 27 segundos de la medalla de bronce y José Alonso Valero se colaba también en la final de los 400 metros vallas, clasificándose séptimo con un registro de 50.19. Por lo que respecta a la categoría femenina, nuestras dos vallistas Rosa Colorado y Montserrat Pujol se quedaron en las series de los 400 metros, y Carmen Valero compitió en los 3.000 metros mermada por una enfermedad y sólo pudo alcanzar el puesto 23º con 9:34.0.

Ignacio Mansilla AEEA (Asociación Española de Estadísticos de Atletismo)